miércoles, 11 de mayo de 2016

Francisco Vazquez


Fragmento de una entrevista de Camila Reveco
La belleza de la mujer en todas las disciplinas artísticas ha sido representada a lo largo de la historia del arte y en la pintura ocupa un lugar preponderante. Para muchos grandes maestros el encanto de las féminas ha sido su gran obsesión al momento de expresarse en el lienzo. 
A las mujeres se las ha representado en distintas actividades de la vida urbana y doméstica (lavando, tejiendo, cocinando), disfrutando de su tiempo libre (jugando, de picnic, leyendo o tocando un instrumento). También se las ha pintado como símbolo para representar la paz, la justicia o la caridad. 
Pero representar a la mujer como una diosa y resaltar su extraordinaria belleza al máximo también ha estado entre los intereses de muchos artistas rendidos ante la seducción innata del universo femenino. 
Es el caso de nuestro pintor entrevistado. Impecable es la obra del realista Francisco Vázquez. “Trabajo con modelo vivo para apuntes y posteriores temáticas y trabajo con fotografía para pintar una obra. Siempre sería mejor trabajar con modelo vivo pues es ahí donde están los verdaderos detalles y pureza de la piel, pero los tiempos complican esa opción”, explica el joven mexicano. 
Cautivado por las mujeres jóvenes y atractivas, de rasgos finos y delicados, de sonrisas serenas, los logros de Vázquez son el resultado de un trabajo meticuloso, obstinado y lento. “Comienzo muy temprano a trabajar y terminó por la tarde, siempre y cuando la jornada sea exitosa. Es normal que surja alguna duda y se alarguen las sesiones… una obra podría durar meses y años, pero la realidad te acelera y tienes que adaptarte a los tiempos. Promedio… tardo mes y medio o dos”, expresa. 
-En tu fan page dices que hace quince años te dedicas al mundo del arte. Es un gran progreso en tan poco tiempo. 
-Dibujo desde pequeño, lo que recuerdo es tratar de copiar los dibujos de mi padre. Trataba todo el día de que fuesen iguales, me obsesionaba copiar perfecto. Después trataba de grabarme rasgos físicos de alguna persona y llegando a casa pasarlos al papel con lápices, poco después me la pasaba viendo a mi padre los fines de semana pintar con óleo porque era cuando su trabajo se lo permitía… era su gran pasión pero no su profesión. Creo que viene incluido en mi sangre por herencia. Educación formal ninguna, pruebas y pruebas por días, semanas y años sí, para lograr los resultados que busco ¡y que sigo buscando día a día!
-Me dices que eres autodidacta pero imagino que semejante nivel de destreza y técnica no se consigue sólo ¿Tus padres han tenido algo que ver en todo esto? 
-Mi padre me enseñó una de las cosas más importantes para la vida y claro, lo aplique para mi trabajo: el no rendirse jamás, seguir aprendiendo y disfrutando hasta el último día en que se pueda sostener un pincel. ¡Mis padres son los artistas de la vida que más admiro! Pictóricamente muchos han tenido que ver en mi obra (Rembrandt, Ingres, Turner), no acabaría. De los que más me gustan y lamentablemente recién fallecido Itsvan Sandorfi me lleva a no resolverle la obra y eso me atrae en cualquier artista antiguo y contemporáneo.
-¿Qué tiene que tener un “buen” pintor? ¿Cuándo es realmente “buena” una pintura? 
-Es fundamental apasionarse con lo que se hace: pintar, esculpir, lo que sea. Si te enamora cada día tu oficio de eso debes vivir. Cuando una obra se lleva una parte de mí, lo que sea (alegría, tristeza, soledad, exaltación) es cuando esa pintura ya cumplió su cometido que creo es la de contar historias. Se cuenta también una parte de quien la hace, con mezcla de realidad, mentira o fantasía. Creo que debe atrapar a quien la mire. 
-¿Qué pintores mexicanos y latinoamericanos contemporáneos rescatas? 
-Pintores mexicanos me gusta Arturo Rivera, Cortázar, Cauduro… Un chileno, Claudio Bravo, Muñoz Verá… Hay excelentes pinceles en México y Latinoamérica, gran calidad.
-¿Qué te sucede cuando terminas un cuadro? ¿Lo consideras siempre contundente al resultado o sueles quedar poco satisfecho y estar haciendo “retoques”? 
-¿Terminar una obra?...vaya pregunta...Una frase de un pintor antiguo dice: "Lo hice tal y como pude, no tal y como quería". Siempre estará la duda del momento de firmarlo, lamentablemente los tiempos actuales y compromisos apuran. Puedo dedicarle una tarde entera a mirarlo en el caballete, buscando o inventando defectos para no firmarlo y trabajarlo más… pero al final no tengo más salida que firmarlo y despedirle.
Fuentes:
Nota: La propiedad intelectual de las imágenes que aparecen en este blog corresponde a sus autores y a quienes éstos las hayan cedido. El único objetivo de este sitio es divulgar el conocimiento de estos pintores, a los que admiro, y que otras personas disfruten contemplando sus obras.










































1 comentario:

  1. Extraordinario artista.
    Gracias por compartir por amor al arte!
    Saludos

    ResponderEliminar

Puedes añadir aquí tu comentario