lunes, 20 de marzo de 2017

Miltos Pantelias


Nacido en 1954 en Atenas. Estudió grabado y litografía en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes (1974-1978) en los talleres de Lagrange y Dayez y luego en la sección de Art Plastiques de la Universidad de París VIII. Vivió en París durante once años (1974-1985) estudiando pintura.
Ha presentado su obra de arte en veinticinco exposiciones personales y varias colectivas, tanto en Grecia como en el extranjero. Ha realizado numerosos grabados y litografías para ediciones numeradas especiales y colecciones de poesía.
La fragilidad y la sensibilidad del papel se convierten en un lugar de predilección para sus dibujos con las figuras en flor. La oscilación entre la pintura y el dibujo bajo ondulaciones sepias y sus vagabundeos entre la imagen y el guión extendieron sobre sus lienzos una niebla de palimpsesto de materia y tiempo, el tiempo de la confusa memoria.
El pliegue en palimpsesto, el pliegue "habitado" define en realidad el nuevo dominio de su lenguaje artístico. Sus ilustraciones están incluidas en muchas colecciones públicas y privadas importantes en Grecia y en el extranjero.
"... Tenía 19 años cuando me fui a París, quería estudiar pintura, confieso que me decepcioné cuando llegué y vi a pintores jóvenes, que supuestamente prometíann, echando pintura por todo el lugar”. Pasó frente a la puerta del Departamento de Impresión y olió todos los olores de la cocina de grabado... “El grabado necesita disciplina, conocimiento de las diversas técnicas posibles, de todos los detalles... Estudié pintura al estudiar el grabado... Este ricochete me hace pensar que la pintura no es sólo una cuestión de hacer un gesto, ni es una terapia para los individuos mentalmente perturbados. Es el proceso de crear un mundo que no existe, pero que es real para mí, así como para otros. Nunca he pintado al aire libre, recojo los elementos que atraen mi atención a través de notas y bosquejos, luego los reconstruyo en mi estudio estructurando un conjunto que no tiene nada que ver con las formas que he visto al principio de este proceso. El estudio no tiene luz natural. Instalé un sistema de luz fija que me permite ver todos los detalles siempre bajo la misma luz y trabajar en el mismo entorno inmutable, ya sea de día o de noche. Esto me ayuda a vivir en un mundo lleno de elementos que me gusta ver alrededor. Gracias a ellos construyo un nuevo estado de cosas sin metafísica, sin romanticismo. Son prominentes en mis pinturas: mapas antiguos, manuscritos, sellos, fotos antiguas... Siempre me sorprenden los detalles. Esa es la razón por la que miro cuadros de muy cerca. Grandes obras de arte son emocionantes si usted los mira desde una distancia o desde muy cerca. Los detalles periféricos dan valor a una obra de arte".
"... Mis pinturas pueden ser fácilmente malinterpretadas por personas que no piensan que los artistas creen para tener la posibilidad de destruir. Cuando pinto, estoy bajo tremenda presión, listo para aniquilar mi trabajo. Tal presión es positiva".
Fuentes:
Nota: La propiedad intelectual de las imágenes que aparecen en este blog corresponde a sus autores y a quienes éstos las hayan cedido. El único objetivo de este sitio es divulgar el conocimiento de estos pintores, a los que admiro, y que otras personas disfruten contemplando sus obras.





































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes añadir aquí tu comentario